Aprenda inglés sin perder la plata

8 Abr
Tener dominio de dos o varios idiomas es actualmente un requisito indispensable en el perfil de los profesionales y un factor determinante en los procesos de selección de personal de la mayoría de empresas, pero ojo a la hora de escoger porque puede caer en las garras de empresas que le ofrecen cursos de inglés cuando lo que realmente le están vendiendo son los libros más costosos que usted jamás haya comprado.

Para que se haga una idea, si no escoge bien terminará reportado en Datacrédito y lo obligarán a pagar 3 millones de pesos por 5 libros, unos CD y unas asesorías que en principio, antes de firmar el contrato, se las ofrecieron como clases, flexibles, con profesores nativos y basadas en un mágico y nuevo sistema de aprendizaje.  Lea algunas denuncias desde el 2008

Por eso, Jair Ayala Zárate, Coordinador del Centro de Lenguas de La Universidad de La Salle, quien entrega 10 claves  para hacer una buena elección, dice que “es importante que los interesados aprendan a identificar el lugar idóneo para aprender un idioma, de manera que se cumpla el objetivo, reciba una certificación con estándares internacionales y justifique la inversión del estudiante”, asegura.
  1. Busque referencias: consulte a varias personas que hayan estudiado en el sitio, ojalá amigos o familiares, y conozca la trayectoria del mismo. Verifique que tenga registro Certificado de Alta Calidad de los programas ante la Secretaría de Educación. Tenga cuidado, la certificación de alta calidad no es lo mismo que estar registrado ante la cámara de comercio.

Ejemplo: Una empresa creada en Cámara de Comercio para vender, producir y editar libros y material didáctico (como las más de 50 que se han creado en los últimos 6 años en Colombia) NECESITAN permiso de la Secretaría de Educación para poder dictar clases de idiomas. Si no lo tienen son ilegales y cualquier cosa que le ofrezcan, diferentes a los libros, carece de permiso y pone en peligro su plata.

Tenga en cuenta que todas las instituciones de idiomas legales hacen parte del la educación para el trabajo y el desarrollo humano y la educación informal  y están regidas  por la ley 1064 de 2006 que la titula educación para el trabajo y el desarrollo humano. Esta modalidad de enseñanza stá regulada por el Ministerio de Educación Nacional y tiene carácter de educación continua conforme al decreto 2020 de 2006. Se reglamenta por medio del Decreto 2888 de 2007, derogado y reemplazado por el Decreto 4904 de 2009.

2. Validez de los cursos o programas frente al Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCE): la enseñanza del idioma debe incluir un componente de aprendizaje cultural, así como la descripción de las competencias por habilidad del lenguaje que se obtienen en cada nivel de idoneidad.

3. Número de horas ofrecidas por nivel: compare de un lugar a otro y valide que éstas concuerden con lo establecido en el MCE. Los tiempos para cumplir con las horas ofrecidas por nivel también son un factor relevante en el momento de verificar el progreso de su proceso de aprendizaje.

4. Metodología: verifique que sea acorde con sus necesidades, hay varios métodos que son obsoletos a pesar de ser muy populares y no todas las personas aprenden igual, ni al mismo ritmo. Conozca, también las actividades extras y extra curriculares que se ofrecen como apoyo para el aprendizaje del idioma, tales como: clubes conversacionales, apoyos virtuales, entornos de aprendizaje, actividades culturales, salidas de campo y laboratorios, entre otros. Dude de métodos milagrozos o de “nuevas técnicas”. ¿Acaso hay libros mágicos para aprender hablar español?

5. Calidad de los docentes: es muy importante que tengan formación profesional y experiencia en enseñanza de lenguas, además de idoneidad en la lengua. Piense que no porque usted habla español, significa que lo puede enseñar, de manera que quienes hablan un idioma no siempre están capacitados y/o certificados para enseñar. Las editoriales, aunque ya dijimos que no pueden dar clases, solo podrán ofrecerle profesores inexpertos, quizás jóvenes que han estado un par de meses en Estados Unidos y llegan al país buscando empleo y encuentran una forma rápida de hacer dinero (20 mil pesos por la hora y comisiones por venta de libros como cursos).

6. Evalúe el material de apoyo: verifique que esté actualizado y de acuerdo con los procesos del MCE, que incluya ayudas audiovisuales y materiales extra. Es mejor tener material diseñado por casas editoriales expertas en el tema y no por los mismos institutos, en muchos casos estos últimos son más costosos y la experiencia académica de dichos diseñadores no es fácil de verificar. No se deje engañar por nombres rimbombantes y menos si la aseguran que tienen el método más eficaz o revolucionario, que lo pondrá a hablar inglés en 8 meses o a lo mejor mientras duerme.

7. Conozca las instalaciones: un recorrido por los salones, laboratorios, ubicación y planta física en general es importante para que usted se sienta cómodo y tenga disposición el aprendizaje. También, asegúrese de que el número de estudiantes por salón sea realmente lo que le ofrecen y de su edad y que los profesores no sean diferentes en cada clase como ocurre en la mayoría de editoriales que ilegalmente ofrecen “clases” de idiomas.

8. Forma de evaluación y seguimiento del proceso de aprendizaje: recuerde que los exámenes estandarizados oficiales internacionales tienen costos que no siempre están incluidos en los cursos y son homologables con el MCE. Las pruebas de seguimiento y los procesos de evaluación deben tener retroalimentación y deben permitirle saber su desempeño respecto de los estándares internacionales.

9. Horarios reales: es importante que haya procesos que lo obliguen a seguir una disciplina, con tiempos y términos claros y definidos. Tenga en cuenta que aprender una lengua extranjera es como ir al gimnasio: sino se esfuerza y no hay disciplina, no hay resultados. ¡Cuidado!: aprender una lengua extranjera en corto tiempo, es una buena propaganda y un embuste porque no es una realidad. La flexibilidad horaria no siempre garantiza alcanzar los objetivos y muy pocos la cumplen. Nos entenderá cuando trate de programar una clase y no atienda en el conmutador o le digan que no hay cupos o profesores disponibles.

10. Proceso de inscripción y costos: pregunte por todos los detalles económicos. No obligatoriamente todos los institutos más costosos son los mejores, ni los más baratos son siempre de mala calidad. Analice las opciones y evalúe cuál está más acorde con su capacidad económica. Prefiera los que le permitan pagar por módulos y no por el curso completo. Las editoriales, aunque no pueden ofrecer clases a menos que tengan permiso de la Secretaría de Educación de su ciduad, solo le ofrecerán “el curso completo” por 2 o 3 millones de pesos, pero no le podrán dar certificado solo están autorizados para vender los libros. Usted decide.

Una respuesta to “Aprenda inglés sin perder la plata”

Trackbacks/Pingbacks

  1. La ley del libro y los cursos de inglés « inglésenBogotá - junio 20, 2012

    […] La Ley 98 de Diciembre 22 de 1993 o Ley del Libro dicta normas sobre democratización y fomento del libro colombiano y fija también controles a las editoriales sobre todo a aquellas que suplantan los institutos de idiomas, ofreciendo capacitación, títulos, diplomas, etc. Ver lo que necesitan las editoriales para poder ser institutos. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: