Cursos de inglés están bajo la lupa de las autoridades en Colombia

21 Ago

EL TIEMPO habló con las empresas sancionadas por la Superintendencia en dos años.

Varias empresas dedicadas a vender material didáctico y ofrecer asesoría académica para aprender inglés han recibido 46 sanciones de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) en los últimos dos años, en su mayoría por dar información engañosa.

En los registros de la entidad aparecen siete empresas que han sido sancionadas por vender libros y discos compactos como si fueran cursos de inglés, o por no hacer efectivas las tutorías prometidas para afianzar su aprendizaje, entre otras anomalías.

Según la SIC, las empresas son American System Service S. A. S., One 2 One Business & Services Group Ltda., NLC S. A., KOE S. A. S., Top English SAS, Interamerican of Languages Ltda. y Absolut Language. En varios casos, como en el de esta última firma, hay sanciones que no están en firme o que han sido objeto de apelación.

Este año, a la SIC han llegado 114 quejas de personas que se sienten engañadas; a 109 de ellas se les dio la razón y se ordenó a las firmas hacer efectiva la garantía del programa.

“Compré un curso porque en la universidad me exigían 240 horas de inglés para graduarme. Pagué tres millones de pesos. En la universidad no me aceptaron el certificado que me dieron porque el curso de inglés no tenía resolución de aprobación de la Secretaría de Educación”, dijo una de las afectadas.

Al ser consultadas por EL TIEMPO, las empresas mencionadas -que funcionan como editoriales, comercializadoras y empresas de servicios- afirmaron que las sanciones son injustificadas y que muchas quejas provienen de usuarios que incumplieron sus pagos, no asistieron a las asesorías o no entendieron lo que se les vendía.

“Las empresas no son claras con lo que ofrecen -sostuvo, sin embargo, Carmen Ligia Valderrama, delegada de protección al consumidor de la Superintendencia-. Una cosa es vender una colección de libros y otra, un curso de inglés, que implica un nivel mínimo de pedagogía. No se puede utilizar información que no es cierta para capturar al consumidor y luego decirle que entendió mal.”

Lo que muchos clientes reclaman es que no les dicen que lo que están comprando es material didáctico. Y, a la hora de quejarse, les explican que las asesorías son adicionales (y no todas gratuitas) y condicionadas a la disponibilidad de aulas y de profesores.

Como la educación que ofrecen es informal, sus tutorías no deben superar las 160 horas y ellas no deben autodenominarse “escuelas de idiomas”, como sucede en algunos casos. De hecho, la Dirección de Inspección y Vigilancia de la Secretaría de Educación de Bogotá confirmó que estas siete empresas no funcionan como institutos de idiomas.

“Pensando que era una academia de idiomas, porque así lo ofreció el vendedor, adquirí uno de esos cursos. Firmé un pagaré por 4 millones de pesos. Tuve que desistir del curso, lo cancelé, pero nunca me respondieron. Cuando averigüé, estaba reportado en Datacrédito y les debía 6 millones”, dijo un usuario.

Otra de las quejas tiene que ver con los altos costos de los materiales, que oscilan entre 3 y 5 millones de pesos. Sobre eso, Gina Morales, la gerente administrativa de una de las empresas cuestionadas, KOE S. A. S., explicó: “No vendemos papel y tinta (…). El desarrollo de la metodología cuesta”.

Hablan las siete empresas cuestionadas

American System Service

“Sí se presentaron fallas en su momento pero se corrigieron y de 8.000 usuarios que tenemos, menos de 40 están inconformes”, dijo Nicodemus Vega, director internacional administrativo.

Top English

“En cuanto a las demandas ante la SIC, varias han sido revocadas, algunas se han rebajado o fraccionado y otras se han archivado por no encontrar motivo”, afirmó un vocero de la empresa.

NLC S. A.

“Hemos ganado la mayoría de los casos, pues no hemos engañado a nadie. Las sanciones no son justas. Tenemos 198.000 personas que llegaron sin hablar inglés y que hoy ya lo hablan”, dijo Raúl Gómez.

Absolut Language

“Son dos quejas de alumnos y ya se les solucionaron. Estamos en proceso de apelación y no tenemos sanciones en firme y nunca hemos pagado una multa. Es un malentendido”, afirmó un vocero de la empresa.

KOE S. A. S.

“La SIC, erróneamente, dice que somos editorial y nos ha sancionado injustamente. Para evitar esas confusiones, nos convertimos en comercializadora pero la Súper no lo ha entendido”, afirmó la vocera, Gina Morales.

Interamerican Of Languages

“Tenemos cerca de 5.000 usuarios y apenas dos quejas. No han indagado cómo funcionamos en realidad y simplemente nos sancionan. Hemos sido claros en que vendemos libros”, sostuvo Henry Godoy Murillo.

One 2 One Business

“Tenemos cinco quejas y son de gente que no pagó después de haber recibido el servicio y presentó pruebas falsas. Nuestro programa tiene altos controles de calidad”, afirmó Carlos Argote.

Las 19 empresas que están o han sido investigadas

  1. KOE (Knowledge of English, Fast & Easy)
  2. NLC ( Natural Learning Coporation, Inglés con musicoterapia)
  3. IPT (Inglés para todos)
  4. Wise Up
  5. Grupo Internacional de Proyectos o Ip Group (Power English)
  6. American System Service
  7. Orange (Oritech, OG entertainment, Editoritech)
  8. Top English
  9. Interamerican Of languages (Interlang, Real World)
  10. Bless
  11. Alliance International
  12. Golden Bridge
  13. OBM (Private Teacher)
  14. Oiinde (Oinde, English My Way)
  15. Mint Enjoy (editorial TEN, Editora Netwip Internacional)
  16. Absolut
  17. High Technology in Learning
  18. Bi-Cultural
  19. Imagine international

EDITORIAL BLESS SAS

20 Jun

Bogotá y Cúcuta
Nit 900419025-9
Inicio de operaciones  el 28 de abril de 2012
Actividad Económica
D221100 : EDICIÓN DE LIBROS, FOLLETOS Y OTRAS PUBLICACIONES.
Permiso de la Secretaría de Educación para enseñar o capacitar en idiomas: No

La ley del libro y los cursos de inglés

17 May

La Ley 98 de Diciembre 22 de 1993 o Ley del Libro dicta normas sobre democratización y fomento del libro colombiano y fija también controles a las editoriales sobre todo a aquellas que suplantan los institutos de idiomas, ofreciendo capacitación, títulos, diplomas, etc. Ver lo que necesitan las editoriales para poder ser institutos.

Tiene los siguientes beneficios:

1. Artículo 12º. Los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural, editados e impresos en Colombia, gozarán de una tarifa especial de la Administración Postal Nacional que en todo caso no será superior al cuarenta por ciento (40%) de la que se aplique a los impresos. El Gobierno Nacional tomará las providencias según el caso, para que los libros que se envíen a través de la Administración Postal tengan una tarifa postal internacional de carácter preferencial, equivalente a la que se aplica al correo de superficie.

2.Artículo 21º. Las empresas editoriales constituidas en Colombia como personas jurídicas cuya actividad económica y objeto social sea exclusivamente la edición de libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural, gozarán de exención total del impuesto sobre la renta y complementarios, durante veinte (20) años, contados a partir de la vigencia de la presente Ley, cuando la edición e impresión se realice en Colombia. Esta exención beneficiará a la empresa Editorial aún en el caso de que ella se ocupe también de la distribución y venta de los mismos.

Estos son los dos beneficios a los que le han sacado provecho desde su creación las pequeñas editoriales que suplantan los institutos de idiomas y, que por ende, no tienen permiso de la Secretaría de Educación para ofrecer servicios de capacitación. Claramente, como publicaremos más adelante, distorsionaron su objeto social.

ALIANZA INTERNACIONAL S A S O ALIANZA S A S

4 Abr

ALIANZA INTERNACIONAL S A S O ALIANZA S A S
Bogotá
Nit  900337094-4
Inicio de operaciones  1 de febrero de 2010
Actividad Económica
D221100 : EDICIÓN DE LIBROS, FOLLETOS Y OTRAS PUBLICACIONES.
G524400 : COMERCIO AL POR MENOR DE LIBROS, PERIÓDICOS, MATERIALES Y ARTÍCULOS DE PAPELERÍA Y ESCRITORIO, EN ESTABLECIMIENTOS ESPECIALIZADOS
Permiso de la Secretaría de Educación para enseñar o capacitar en idiomas: No

Las leyes que deben cumplir los institutos de idiomas en Colombia

5 Dic
Los institutos de idiomas en Colombia pertenecen a la categoría de Educación para el Trabajo y el Desarrollo Humano (antes educación no formal).
 Por esa razón las rigen las siguientes leyes colombianas:
  • LEY 115 DE 1994
  • DECRETO 114 DE 1996
  • DECRETO 1902 DE 1996
  • DECRETO 3616 DE 2005
  • DECRETO 2020 DE 2006
  • DECRETO 3870 DE 2006
  • LEY 1064 DE 2006
  • DECRETO 4904 DE diciembre 16 de 2009

La Ley permite que un egresado pueda terminar sus estudios en una entidad de Educación para el Trabajo y Desarrollo Humano, debidamente certificada, y poder hacer reconocer sus saberes en la Educación Superior. Usualmente, para algunas aéreas como la salud, las Universidades o entidades de educación superior están capacitadas para desarrollar actividades académicas en esta área sin necesidad de conformar instituciones nuevas específicas que desarrollen educación para el trabajo y desarrollo humano. Tal es el caso de los formados en aéreas auxiliares en medicina, enfermería y odontología.

La educación para el trabajo y el desarrollo humano es ofrecida principalmente por instituciones oficiales y privadas como el SENA, el CESDE, la Corporación Tecnológica de Cordoba, la Corporación Politécnico de Cundinamarca, el Instituto de Formación Empresarial y del Trabajo IFET Colsubsidio, la Academia Nacional de Aprendizaje (ANDAP), Instituto Ingabo o el INCAP entre otros. Los programas cursados son conducentes a títulos en niveles técnicos y en áreas específicas y que se enfocan principalmente a la capacitación para generar expertos en áreas puntuales de las diferentes actividades laborales según la clasificación nacional de ocupaciones.

La principal agremiación de instituciones de educación para el trabajo y el desarrollo humano es ASENOF, la cual ha sido gran artífice de reformas de educación para el trabajo, como la ley 1064 de 2006.

En la actualidad, el decreto 4904 de diciembre 16 de 2009, reglamenta la organización, oferta y funcionamiento de la prestación del servicio educativo para el trabajo y el desarrollo humano y se dictan otras disposiciones.

Secretaría de Educación de Bogotá debe vigilar que editoriales no suplanten institutos de idiomas

5 Nov

La inspección, vigilancia y supervisión del servicio público educativo en Bogotá es una función de Estado de carácter misional, orientada a exigir el cumplimiento de la Constitución, las leyes, los decretos, las resoluciones y demás normatividad relacionada con la prestación del servicio educativo; junto con los planes, programas y proyectos de carácter oficial definidos para el ejercicio pleno del derecho a la educación en términos de acceso, permanencia, calidad, pertinencia y oportunidad.

Para el desarrollo de esta función, la Secretaría de Educación cuenta con la Dirección de Inspección y Vigilancia y con los Equipos Interdisciplinarios Locales de Inspección, Vigilancia y Supervisión que tienen dentro de sus principales funciones:

• Tramitar dentro de los términos legales  las quejas peticiones y solicitudes que los ciudadanos hacen a esta Dirección Local de Educación
•Ejecutar  los procesos asignados para la legalización de instituciones para el trabajo y el desarrollo humano de las dos Localidades
• Orientar y apoyar la construcción de los sistemas de evaluación institucional de los colegios de las localidades así como el respectivo PEI.
• Participar en la elaboración  y ejecución del  Plan Operativo Anual  (POA)  y Plan Educativo de la Localidad (PEL).
Para mayor información sobre la inspección, vigilancia y supervisión del servicio público educativo en Bogotá telefonos: 6925517  y 6825109

Aprenda inglés sin perder la plata

8 Abr
Tener dominio de dos o varios idiomas es actualmente un requisito indispensable en el perfil de los profesionales y un factor determinante en los procesos de selección de personal de la mayoría de empresas, pero ojo a la hora de escoger porque puede caer en las garras de empresas que le ofrecen cursos de inglés cuando lo que realmente le están vendiendo son los libros más costosos que usted jamás haya comprado.

Para que se haga una idea, si no escoge bien terminará reportado en Datacrédito y lo obligarán a pagar 3 millones de pesos por 5 libros, unos CD y unas asesorías que en principio, antes de firmar el contrato, se las ofrecieron como clases, flexibles, con profesores nativos y basadas en un mágico y nuevo sistema de aprendizaje.  Lea algunas denuncias desde el 2008

Por eso, Jair Ayala Zárate, Coordinador del Centro de Lenguas de La Universidad de La Salle, quien entrega 10 claves  para hacer una buena elección, dice que “es importante que los interesados aprendan a identificar el lugar idóneo para aprender un idioma, de manera que se cumpla el objetivo, reciba una certificación con estándares internacionales y justifique la inversión del estudiante”, asegura.
  1. Busque referencias: consulte a varias personas que hayan estudiado en el sitio, ojalá amigos o familiares, y conozca la trayectoria del mismo. Verifique que tenga registro Certificado de Alta Calidad de los programas ante la Secretaría de Educación. Tenga cuidado, la certificación de alta calidad no es lo mismo que estar registrado ante la cámara de comercio.

Ejemplo: Una empresa creada en Cámara de Comercio para vender, producir y editar libros y material didáctico (como las más de 50 que se han creado en los últimos 6 años en Colombia) NECESITAN permiso de la Secretaría de Educación para poder dictar clases de idiomas. Si no lo tienen son ilegales y cualquier cosa que le ofrezcan, diferentes a los libros, carece de permiso y pone en peligro su plata.

Tenga en cuenta que todas las instituciones de idiomas legales hacen parte del la educación para el trabajo y el desarrollo humano y la educación informal  y están regidas  por la ley 1064 de 2006 que la titula educación para el trabajo y el desarrollo humano. Esta modalidad de enseñanza stá regulada por el Ministerio de Educación Nacional y tiene carácter de educación continua conforme al decreto 2020 de 2006. Se reglamenta por medio del Decreto 2888 de 2007, derogado y reemplazado por el Decreto 4904 de 2009.

2. Validez de los cursos o programas frente al Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCE): la enseñanza del idioma debe incluir un componente de aprendizaje cultural, así como la descripción de las competencias por habilidad del lenguaje que se obtienen en cada nivel de idoneidad.

3. Número de horas ofrecidas por nivel: compare de un lugar a otro y valide que éstas concuerden con lo establecido en el MCE. Los tiempos para cumplir con las horas ofrecidas por nivel también son un factor relevante en el momento de verificar el progreso de su proceso de aprendizaje.

4. Metodología: verifique que sea acorde con sus necesidades, hay varios métodos que son obsoletos a pesar de ser muy populares y no todas las personas aprenden igual, ni al mismo ritmo. Conozca, también las actividades extras y extra curriculares que se ofrecen como apoyo para el aprendizaje del idioma, tales como: clubes conversacionales, apoyos virtuales, entornos de aprendizaje, actividades culturales, salidas de campo y laboratorios, entre otros. Dude de métodos milagrozos o de “nuevas técnicas”. ¿Acaso hay libros mágicos para aprender hablar español?

5. Calidad de los docentes: es muy importante que tengan formación profesional y experiencia en enseñanza de lenguas, además de idoneidad en la lengua. Piense que no porque usted habla español, significa que lo puede enseñar, de manera que quienes hablan un idioma no siempre están capacitados y/o certificados para enseñar. Las editoriales, aunque ya dijimos que no pueden dar clases, solo podrán ofrecerle profesores inexpertos, quizás jóvenes que han estado un par de meses en Estados Unidos y llegan al país buscando empleo y encuentran una forma rápida de hacer dinero (20 mil pesos por la hora y comisiones por venta de libros como cursos).

6. Evalúe el material de apoyo: verifique que esté actualizado y de acuerdo con los procesos del MCE, que incluya ayudas audiovisuales y materiales extra. Es mejor tener material diseñado por casas editoriales expertas en el tema y no por los mismos institutos, en muchos casos estos últimos son más costosos y la experiencia académica de dichos diseñadores no es fácil de verificar. No se deje engañar por nombres rimbombantes y menos si la aseguran que tienen el método más eficaz o revolucionario, que lo pondrá a hablar inglés en 8 meses o a lo mejor mientras duerme.

7. Conozca las instalaciones: un recorrido por los salones, laboratorios, ubicación y planta física en general es importante para que usted se sienta cómodo y tenga disposición el aprendizaje. También, asegúrese de que el número de estudiantes por salón sea realmente lo que le ofrecen y de su edad y que los profesores no sean diferentes en cada clase como ocurre en la mayoría de editoriales que ilegalmente ofrecen “clases” de idiomas.

8. Forma de evaluación y seguimiento del proceso de aprendizaje: recuerde que los exámenes estandarizados oficiales internacionales tienen costos que no siempre están incluidos en los cursos y son homologables con el MCE. Las pruebas de seguimiento y los procesos de evaluación deben tener retroalimentación y deben permitirle saber su desempeño respecto de los estándares internacionales.

9. Horarios reales: es importante que haya procesos que lo obliguen a seguir una disciplina, con tiempos y términos claros y definidos. Tenga en cuenta que aprender una lengua extranjera es como ir al gimnasio: sino se esfuerza y no hay disciplina, no hay resultados. ¡Cuidado!: aprender una lengua extranjera en corto tiempo, es una buena propaganda y un embuste porque no es una realidad. La flexibilidad horaria no siempre garantiza alcanzar los objetivos y muy pocos la cumplen. Nos entenderá cuando trate de programar una clase y no atienda en el conmutador o le digan que no hay cupos o profesores disponibles.

10. Proceso de inscripción y costos: pregunte por todos los detalles económicos. No obligatoriamente todos los institutos más costosos son los mejores, ni los más baratos son siempre de mala calidad. Analice las opciones y evalúe cuál está más acorde con su capacidad económica. Prefiera los que le permitan pagar por módulos y no por el curso completo. Las editoriales, aunque no pueden ofrecer clases a menos que tengan permiso de la Secretaría de Educación de su ciduad, solo le ofrecerán “el curso completo” por 2 o 3 millones de pesos, pero no le podrán dar certificado solo están autorizados para vender los libros. Usted decide.